¿#SoyAutista? Mujeres y personas no binarias autistas: ayuda

Este escrito es un batiburrillo… el punto de unión es la pregunta: ¿soy autista?

No sé por dónde empezar… Escribo esto como una forma de pedir ayuda. Esperando que si alguien lo lee y se siente identificada/o/e, se ponga en contacto conmigo. Porque necesito respuestas en este momento de mi vida… Este escrito no estará estructurado, pues no estoy preparada para ello. Simplemente dejo algunas cosas sueltas que me rondan por la cabeza y no sé si tienen algún sentido o relevancia.

-Cuando era niña sentía que tenía que imitar a otras personas para aprender las cosas (cosas como cómo comportarme en cada lugar). Como si tuviera que aprender la lógica del juego por imitación. La cuestión es que se me daba bien aprenderlo y lo hacía con rapidez. A veces pensaba que era tonta o algo retrasada, pero no estaba segura de si eso era lo que todo el mundo hacía, por lo que, por supuesto, ni se me ocurrió comentarlo. Tenía una sensación extraña de artificialidad, pero a esa edad, ¿cómo iba a pensar que esto me ocurría a mí y a las demás no? El caso es que la sensación de ser tonta se me pasaba rápido porque, como digo, aprendía rápido la lógica. Aunque la duda volvía con cada nueva lógica a aprender. Pero lo acabé naturalizando. Ahora, ya adulta, me pregunto si esto es lo habitual o es atípico.

Hace tres años tuve una gran crisis porque me concedieron una beca para irme de estancia a Lisboa de tres meses, a seguir desarrollando allí mi doctorado. Lo pasé fatal, mis allegados creían que me daba miedo alejarme de casa. Pero no, lo que me ocurría es que no sabía qué tenía que hacer allí. No tenía “instrucciones”, nadie me dejaba claro mi función allí, no tenía un rol definido y allí estaba sola sin ningún “igual” al que “imitar” y aprender la lógica. Por este y otros motivos, tuve un intento de suicidio grave y una baja laboral que perdura hasta hoy día.

-Creo que nunca he sentido algunas emociones. Hace años me dijeron que padecía alexitimia (incapacidad o dificultad para sentir y/o expresar algunas emociones). Suelo sentir únicamente si son muy intensas. Creo que nunca he sentido la tristeza. Cuando era adolescente, en ocasiones iba al colegio y quería “expresar” tristeza y me ponía seria y no hablaba con nadie. No sentía nada. Creía que eso era sentirse triste. Igulmente, tenía la sensación de artificialidad. Pero, ¿cómo iba a pensar que no sentía tristeza? “Actúaba” la tristeza, pensando que eso era lo que significaba “sentirse” triste. Hoy día sé que no soy capaz de sentir tristeza.

También me ocurre que no siento nada frente a situaciones que se supone que deberían provocarme emociones: muerte de un familiar, ruptura con una pareja de ocho años y medio, mi abuso sexual infantil a los 9 años (leve pero abuso), el recuerdo o la narración de mis intentos de suicidio y pasos por la UCI, etc. Y, en cambio, soy muy sensible por “tonterías”.

-Tengo dificultades para interpretar, en algunas ocasiones, los gestos de otras personas. Si la persona es “significativa” (terapeuta, familiar, amiga, compañera) me supone un problema y, o bien relleno su pensamiento como me parece (habitualmente creo que piensa algo negativo sobre mí), o bien pregunto directamente (¿estás enfadado?, ¿triste?, ¿te he molestado?…). A veces me ha sucedido con personas no significativas, como un enfermero de la UCI, al cual le pregunté directamente qué le pasaba conmigo.

En terapia grupal me llegué a colocar estratégicamente en una silla en la que estaba hacia el lateral del terapeuta, porque siempre me iba mal por interpretar erróneamente sus gestos. Así no le veía la cara.

-Desde hace unos años me he dado cuenta de que, en ocasiones, al hablar con la gente, los ojos se me desvían hacia arriba a la derecha y no miro a sus caras. Me suele pasar cuando yo hablo. Cuando hablan ellos sí suelo mirarles. Aunque si se trata de personas poco conocidas no me siento cómoda mirando sus caras. Pero mantengo el contacto ocular.

-Tengo el umbral del dolor muy bajo.

-Tengo grandes (muy grandes) dificultades para sostener las relaciones sociales en el tiempo. No se me da mal relacionarme, pero no tengo bien el “motor” para tener interés en quedar con gente. Quizá alguna vez quede (a algunas personas las he visto después de 10, 7, 5 años…) pero una vez que pasa ese día, no soy capaz de sostener el interés por mantener la continuidad de la relación. Aunque me caigan bien. Aunque lo haya pasado bien.

No me gustan los grupos grandes, me aburro y no suelo participar en la conversación. Prefiero los pequeños, a ser posible quedar con una única persona.

De pequeña pensaban que era tímida porque, por ejemplo, no era capaz de bajar a comprar el pan ni de coger el teléfono. Pero no soy una persona tímida. Sentía como que no era capaz de manejar esas situaciones, no sé cómo explicarlo…

-Cuando me interesa un tema, lo estudio lo más en profundidad que puedo. Es por esto que me he llevado decepciones con, por ejemplo, médicos. Porque me resultan incompetentes por no ser suficientemente conocedores de algo que creo que deberían conocer mejor que yo. Pero a veces, de pronto, el tema me agota o lo agoto, y cambio a otro. Normalmente son temas relacionados con ciencias sociales, mi área de estudios. Pero también puede ser a raíz de que me hayan hecho pruebas para ser celíaca. O al adoptar gatos. Me obsesiono con algún tema y me informo todo lo que puedo.

-Algunas curiosidades de cuando era niña: me ponían muy nerviosa (hasta llegar a la ira) cosas como que mi padre hablara demasiado deapacio o que me explicara algo de los deberes de forma distinta a como lo explicaba el/la profesor/a. Siempre he sacado muy buenas notas en todo (desde el cole, y luego en mis dos carreras, Filosofía y Antropología Social), pero suspendí un examen de niña: el de los relojes analógicos. Y siempre me ha costado saber la hora con los relojes analógicos. Hoy menos pero siempre miro un rato para asegurarme.

Cuando me ponía nerviosa, me calmaba mordiendo la mano a mi padre.

-Se me da bien eso que llaman “el pensamiento fuera de la caja”.

-Mi padre pensaba cuando yo era pequeña que era superdotada. Lo sigue creyendo en la actualidad. Yo no soy superdotada ni haré nunca pruebas de eso. Soy de inteligencia media y estoy bien formada por las carreras que he escogido. Creo que, por lo que expliqué en el apartado primero, tengo una buena capacidad de aprendizaje “social”. Entiendo globalmente la situación social y en base a ello he ido adaptándome en la vida. Pero siempre he sentido que nunca encajaba del todo en ningún grupo. Sin embargo, no he tenido problemas ni para tener pareja ni para tener relaciones sexuales esporádicas. Los problemas siempre tienen que ver con el tema de amistades y grupos sociales.

-Tengo bastante sentido del humor. En general, capto los dobles sentidos. Aunque a veces si no me dicen algo de forma explícita, no me entero. Esto ocurre sobre todo en el plano interpersonal y cuando está en juego algo relacionado con mensajes positivos hacia mí. Por ejemplo, al ligar. Si no es explícito, no me entero que están intentando ligar conmigo.

A veces yo emito dobles sentidos sin querer, cuando solo quería lanzar uno. Y esto puede ser motivo de malinterpretación y enfado por otra persona. No pongo ejemplos para no extenderme. (Esto me ocurre de forma más excepcional, pero me sucede. Quizá también porque no me relaciono demasiado…).

-No tengo casi ninguna afición. Aunque me gustaría, pero no sé cómo hacerlo.

-No soy capaz de compaginar varias cosas en mi vida a la vez. Es decir: cuando tenía que impartir UNA clase, tuve que desapuntarme de clases de inglés y dejar la tesis de lado para centrarme en preparar la clase tooooda la semana. Al hacer la tesis, me parecía imposible tener también vida social (al margen del tema de mi falta de interés). Como dijo una psicóloga que veía: mientras para otros quedar a tomar algo después de un día de estudio es una desconexión y un momento de relax, para mí era una carga más y no una forma de descargar.

Si mi pareja se quedaba a dormir, al día siguiente no podía trabajar prácticamente nada. Porque mi rutina de empezar a trabajar a las 8 se quebraba y no podía empezar cuando él se iba, más tarde (ej., a las 11). No tengo ni idea de por qué. Daba el día o, al menos, la mañana, por perdida. A veces (no siempre), podía retomar la rutina por la tarde. Me desestabilizaba.

-Soy extrovertida y podría contarle a cualquiera mi vida, hasta las situaciones que se suelen considerar más íntimas. Tengo un sentido diferente de la intimidad y no me avergüenzan mis miserias. Prefiero que las demás personas sepan cómo soy y qué he hecho. Me nolesta mucho la opacidad por parte de las demás personas. Me gusta la sinceridad, cruda y sin florituras. Pero siempre con respeto.

-Odio los cotilleos, las injusticias me causan ira (si me tocan de cerca), las personas interesadas, trepas, las que hablan por hablar de algo sin tener ni idea, etc. Bueno… esto no será muy relevante.

-Me gusta ayudar a los demás. De hecho, en mi primer ingreso me dijeron que había ayudado mucho a mucha gente. Sin embargo, a veces me dicen que parece que no me importa la gente más cercana y que más me quiere. Pero no es cierto, sí me importan. Creo que no sé expresarlo. Esto lo he mejorado, pero parece ser que tengo un cociente de empatía muy bajo (según el test de la página: espectroautista).

-Me han dicho que se tienen que hace las cosas a mi manera y que si no, corrijo. Algunas cosas que se hacen de otro modo diferente al mío me ponen nerviosa. No me daba cuenta de que corregía hasta hace poco. Sin embargo, creo que puedo ceder y ser flexible y no voy a sufrir una crisis si dejo de ser tan rígida.

-De pequeña no era especialmente sensible a los ruidos. De adulta, en ciertas épocas me he vuelto loca con la música de mi vecino de abajo, con el ruido de un cacharro en la terraza de los vecinos de al lado y con un ruido procedente de la azotea (yo vivo en un tercero en un edificio de 5 pisos) que era imperceptible para mi pareja de aquél momento, que no parecía molestar ni a los del cuarto ni a los del quinto, pero a mí me hizo enloquecer y no me dejaba dormir.

-De pequeña era muy nerviosa, me daban rabietas frecuentemente. Jugaba con otras/os niñas/os y en casa con mis padres, no tendía a jugar en soledad.

-En la pubertad/adolescencia empecé a aislarme socialmente. A raíz de lo cual, junto a mi “anhedonia”, me llevaron a un psiquiatra. Me dieron antidepresivos. Llevo toda la vida sufriendo (intentos de suicidio desde los 14 años e ideaciones suicidas reiterativos, depresiones, ansiedad, aislamiento social, sentimiento de vacío, desorientación vital, psiquiatrización, sobremedicación, adicción a la cocaína…).

-He sido diagnosticada de varias cosas hasta el momento: Trastorno Esquizoide de la Personalidad, Trastorno Límite de la Personalidad, Trastorno Esquizotípico de la Personalidad con rasgos autísticos.

Mi pareja empezó a leer sobre autismo y sobre su infradiagnóstico en mujeres, la posible diversa manifestación en mujeres y el sesgo de género masculino en el diagnóatico. Le cuadraron muchas cosas. Después me pasó la información. También me cuadraron bastantes cosas, aunque otras no. De momento no voy a acudir a un profesional privado en busca de un diagnóstico. Pero sí me gustaría que alguna autista (mujer o persona no binaria, a ser posible) me comentara algo de lo que he escrito. O me preguntara algo más. Tanto si se siente identificada como si no. No porque alguna me diga que no se siente identificada voy a descartar ser autista, pero me serviría mucho que me dijérais algo. Lo que sea…



Categorías:Auto-reflexión, Narraciones

Etiquetas:, ,

5 respuestas

  1. Hola entra al grupo de facebook Autismo: Mi cerebro atípico. Un miembro ya ha puesto tu articulo y lo estamos analizando. En principio a mi me pareces autista, la mayoría de cosas que comentas son los rasgos típicos en MUJERES ADULTAS. Es muy normal que estés perdida esto es un shock jeje porque todas pensábamos que el autismo, era otra cosa. Pues no, ES ESTO.
    Únete a nuestro grupo y encontrarás todas las respuestas 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Hola. Creo que el juego de de Twitter 3cosas que no sebes sobre mi, nos puesto en contacto. Si quieres hablar por privado será un placer. @craoline85 (Twitter)

    Me gusta

  3. Hola, soy Asper Revolution y creo que tienes muchas papeletas para estar en el espectro. Me identifico con muchos de tus rasgos (no todos) y lo de los ruidos me ha pasado igual y conozco a poca gente que le haya ocurrido ese aumento de la sensibilidad con la edad. Pásate por mi blog y pregúntame lo que quieras. En tuiter busca el hastag #soyAutista y verás a mucha más gente contando sus vivencias. También puedo recomendarte libros.

    Le gusta a 1 persona

  4. Yo me identifico muchísimo con muchas de las cosas que has contado, pero me encuentro en situación similar a la tuya. Fui a la asociación de autismo y pedí diagnóstico y el resultado fue un poco a ras, pero como está enfocado a chicos las psicólogas creyeron que si estuviera enfocado a chicas seguramente yo entraría. ¡Aun así no dejo de tener dudas!
    Es como si tuviera un pie fuera y otro dentro del espectro.

    Le gusta a 1 persona

  5. (Sin embargo creo que tú encajas aún más que yo)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: