La belleza de las cicatrices

Es probable que durante un cierto tiempo esté parada tanto aquí en el blog como en las redes sociales (Twitter y Facebook). Poca gente lo sabe, pero este año no he salido a la calle mucho, y estoy bastante desconectada de las noticias del mundo. No enciendo televisión ni radio. Estoy concentrada y obsesionada con escribir y leer para retomar mi trabajo y reincorporarme laboralmente. Se ha complicado la cosa con el consumo de cocaína. Para poder empezar a recuperarme tengo que volver a salir a la calle, hacer esfuerzo por (re)construir mi vida social (y familiar…). No sé con certeza hasta qué punto podré o no escribir (leer me cuesta muchísimo más), ni cuánto tiempo tardaré en volver (si es que “me voy”). Mi itinerario terapéutico también pasa por empezar a crear un GAM con (de momento) otras dos personas que he conocido por Facebook y que interactuamos en nuestro propio “GAM virtual” o “GAM en la distancia”. Porque somos los únicos de la misma ciudad.

Todo esto es muy bonito y, si se materializa, seguro que empezará a mejorar mi vida. Una vida sana, no destructiva, “limpia”. Sin embargo, esta entrada la he creado para decir que donde otros ven fealdad, marcas feas, cicatrices que molesta mirar… yo percibo belleza. Porque cada cicatriz es un momento de alivio del dolor psíquico. Porque reivindico la belleza de lo feo, de lo autodestructivo. Y si lo hago se debe a que entonces no disponía de otros recursos para afrontar mi angustia. Como mi familia sí se angustiaba, he utilizado otras técnicas de autolesión sin dejar marca que no voy a mencionar aquí para no dar ideas a nadie.

Estoy orgullosa de mis cicatrices. No me molestan. Ni soy ni quiero ser perfecta. Adoro las imperfecciones.

Por si acaso, la foto la he puesto en blanco y negro para las miradas más sensibles.

Brazos

Hasta pronto, espero…

 



Categorías:Auto-reflexión

Etiquetas:, , ,

7 respuestas

  1. Me parece valiente lo que has escrito. Y, sobre todo, pedagógico. He aprendido contigo lo que dicen las marcas de la piel. Gracias.

    Le gusta a 1 persona

  2. Yo sigo aquí: por face, insta y messenger.
    Apoyo tu decisión.
    Besotes y un super abrazo.
    Segovia sigue esperándote.

    Le gusta a 1 persona

  3. Creo que nunca entenderé lo que pasas tú y miles de otras personas, todo el proceso de empezar en las drogas, volverse adictos y luego querer salir de ellas. Si bien habemos muchos que los criticamos por el hecho de no entender qué es lo que los conduce hacia ese camino y no me refiero a fumarse un porro como la marihuana, sino a entrar en cosas más duras, sintéticas y sabemos que no todos tienen la misma situación, ni crianza, ni medios económicos, pero en temas de drogas parece que todos son iguales, aunque por distintos motivos, sin embargo también somos muchos otros que deseamos que salgan de ahí y que puedan recuperar el control de su propia vida.

    Le gusta a 1 persona

  4. Valiente y sincera, antropologa. Está bien reivindicar aquello que, aunque inaceptable a los ojos del mundo, es tu agarradera en el dolor. Pocos saben cuál es vuestro mundo. Aqui estamos algunos dispuestos a apoyarte. Coraje, valor, humildad y perseverancia. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Trackbacks

  1. ¿Alexitimia? Yo y mis emociones… mis emociones y yo. – Diario de una Autoetnógrafa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

A %d blogueros les gusta esto: